El Guerrero Pacífico. ¿Lo sueñas o lo compras?

Escena de la película « El Guerrero Pacífico».

Yo soy el primero en identificarme con Dan. Muchas veces me sigo identificando con la búsqueda insaciable de este éxito efímero que identificamos como el súmmum. Nos creemos inconscientemente que cuando seamos más ricos, más independientes, más exitosos, más grandes, más famosos, más ganadores… Más, más, más, más… Entonces seremos más y más felices. Como si la felicidad fuera un destino al que llegar. Pero lo confundo. Quizás tú también.

“El oro es un capricho… « Sólo así sería feliz». ¿Oyes esa vocecita?

SÓCRATES (El guerrero pacífico)

Cuidado con nuestros sueños. Está bien soñar, pero por la mañana. Yo soy el peor y el mejor indicado para decir esto. Soy el peor porque siempre crearé ideales de perfección de cómo deberían ser las cosas. Y también me doy el honor de ser el mejor indicado (ironía) porque sé, como quizás tú, que soñar es adictivo. Haría eso si… Algún día haré… Sueña despierto. Hay sueños que no vamos a poder cumplir. ¡Y aunque duela, no pasa nada! La vida es un misterio. No podemos controlar casi nada de lo que nos viene. Pero si podemos decidir cómo actuar cada vez que nos pase algo que consideremos terrible. Dan tiene un accidente y piensa que si no entra en los Juegos Olímpicos, no será nadie.

¿Perseguir el oro? ¿Vivir teniendo miedo a la posibilidad del fracaso? ¿Eso te apasiona?

SÓCRATES (El guerrero pacífico)

Nadie ha nacido diciendo que su sueño es ser el mejor jugador del mundo. O el mejor artista. Nadie. Cuando medíamos menos de un metro jugábamos. Estábamos apasionados. ¿A dónde se fue nuestra curiosidad? Dan no estaba apasionado por ganar el oro, sino por jugar con las anillas. Sin embargo, todos caemos en la trampa de pensar que el reconocimiento es la base de nuestra felicidad. Y así estamos. Detrás de una sombra que se nos escapa.

El Guerro Pacífico, Dan, subido a las anillas.

El Guerro Pacífico, Dan, subido a las anillas.

El éxito que hemos comprado

Nos hemos creído que hay un tipo determinado de éxito que es el que nos dará la felicidad: gran cantidad de dinero invertida en sexo, fiesta, viajes en las islas caribe, gafas de sol, alcohol y nada de trabajar. Nos hemos también creído que seremos felices el día que tengamos a medio planeta besándonos los pies cada vez  que alguien tenga el honor de contemplar tan bella apariencia por la ciudad.

No sé. Vamos diciendo que no nos creemos nada de eso. Ah. Pero soñamos con tener miles de followers en Instagram. Soñamos con tener esa seguridad que nos permita vivir cómodamente. Y aún viendo como les va a nuestros padres, madres y amigos, seguimos por el mismo camino trillado: grados, másters, culpas y más culpas, resignación ante el sistema y, eso sí, una vez a la semana nos petamos al sistema educativo, al sistema político y al sistema económico. Pero jamás nuestro sistema de valoresEstamos cagados de miedo. ¿Quién se atreve a salirse del ciclo o del grado universitario? ¿Cuántos de tu clase realmente sienten una profunda conexión con los valores de tu carrera? ¿Cuántos preguntáis qué hora es al minuto veinte?

No pienso en rendirme ante mis sueños. Tener no es malo. Lo malo es cuando el tener se convierte en una necesidad, en un objetivo prioritario y en una obligación. Entonces nos damos cuenta que tenemos el 40% de los españoles con ansiedad.

Competir puede ser muy sano. Luchar por un objetivo, igual. Ganar, aún mejor. Lo malo es cuando me olvido del trayecto y solo priorizo el final.

“Cada momento es único. No hay instantes vacíos.”

DAN. ( El Guerrero Pacífico).

3 thoughts on “El Guerrero Pacífico. ¿Lo sueñas o lo compras?

  • “Hay sueños que no vamos a poder cumplir. ¡Y aunque duela, no pasa nada!”. No podría estar más de acuerdo con eso. Como bien has dicho, soñar es adictivo, y a veces siento que me convierto en prisionero de mis propios sueños.
    Respecto a la reflexión final, parece que te has salido del rebaño de ovejas de gente de tu edad y entorno. Felicidades. No creo que te haya sido fácil, y estoy seguro que te habrás ganado más de una crítica. Pero puedes estar bien orgulloso de ello. Asquea seguir siempre el camino marcado, y tú has hecho lo difícil, lo que pocos se atreven a hacer.

    • ¡Hola Morden!
      Muchas gracias por tu reflexión. Y sí, realmente seguir tu propio camino es el reto más grande que uno tiene en vida. Ser verdadero. Gracias por abrirte a expresar tu opinión. Este blog lo vamos a construir entre todos, ¡aprendiendo juntos!

  • Today, I went to tthe beach with mmy children.
    I found a sea shell and gave it to my 4 yeear old
    daughter and said “You can hear the ocean if you put this to your ear.” She put the shell tto her ear and screamed.
    There was a hermnit crqb ibside and iit pinched her ear.
    She never wants to go back! LoL I know this is entirely
    off topic but I had to tell someone!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *