¿ De quién huyo?

De quién huyo. De quién.

Llevo una hora aquí, en la habitación, pasando el tiempo. Embobado delante de historias falsas en Instagram, retwitteando y dando la chapa en Twitter porque es importante que la gente sepa mi humilde opinión, quitándome arrugas en las fotos de Snapchat y enseñando, eso sí, lo divertida e increíble que es mi vida.

De quién huyo. De quién.

Son ya las siete de la tarde y tengo todo por hacer. El trabajo de ese seminario de la uni, el examen de pasado mañana, la presentación en clase de la semana que viene,  el regalo que le tengo que comprar a mi novia, el paseo que me está suplicando desde hace media hora mi perra y la cena de hoy, porque mis padres están en una reunión del vecindario. Y yo sigo aquí, criticando al profe de mates en el grupo de Whatssapp.

Enchufado en las redes, desconectado del mundo

Enchufado en las redes, desconectado del mundo.

Si huyo no paro, si paro no hay huida

De quién huyo.  De quién.

Qué fácil es caer en la tentación de las redes. Hace apenas unos instantes sonó el teléfono, había descolgado el teléfono, lo había colgado y estaba enganchado a vídeos repetitivos sobre la acción polémica entre Ramos y Messi en el Clásico. 

De quién sigo huyendo. Dime tú de quién.

Mi hermano ha entrado en la habitación. Solo me ha pedido quince segundos. Así que, por quince segundos, se quedó veinte minutos mirando vines del Hamza Zaidi, de Gollegz y Paul Ferrer.

De quién huyo.

Huyo de mí. De mi aburrimiento. Y es que lo único productivo que hice ayer fue descubrir su significado etimológico. Aburrir proviene de « Ab-horrere», lo cual significa sentir miedo al vacío.

Huir de mí me alivia durante el día y me atormenta por la noche. Pero supongo que mientras no llegue ese día, seguiré creyendo que esa es la única salida.

2 thoughts on “¿ De quién huyo?

  • ¿Cuál es ese día que dices que está por llegar? ¿Sabes qué será, o es solamente un deseo no concreto de cambio? Es interesante. Sigue escribiendo, por favor.

    • Hay un día que llegas a una saturación de sufrimiento… Ese es el día en el que ya no eres capaz de seguir enganchado a tu zona de confort, pues tu miedo al cambio ya es inferior a tu libertad. Si sigues huyendo sabes que no te compensará. Escribiré más sobre este tema… Cada semana tienes un nuevo post. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *